Simón Bolivar nació en Caracas, actual capital de Venezuela, en 1783. Fue el gran libertador de América. Gracias a sus ideas y su valentía liberó a muchos países del dominio español. Soñaba con una América unida en un único Estado fuerte e independiente. Sus ideas fueron desechadas y América se dividió en varios países. Fue el líder más importante de la independencia de América Latina. Murió solo y olvidado, en 1830.

 

más información

La familia de Bolivar era rica y poderosa. Era el más pequeño de cuatro hermanos. Fue criado con todos los lujos y cuidado por una esclava negra a la que quería como una madre.
A los nueve años perdió a sus padres y fue vivir con su tío Carlos, separado de sus hermanos. No fue a la escuela, pero tuvo maestros y profesores particulares. Asistió a la academia militar y también viajó varias veces a Europa, donde aprendió idiomas, leyó las ideas más avanzadas de su época y conoció a varios personajes importantes. También estuvo en Estados Unidos, donde se reunió con protagonistas de la independencia norteamericana.
En 1810 se sumó a Fernando Miranda en el intento de independizar lo que luego sería Venezuela, pero en 1812 los realistas vencieron y Bolívar tuvo que huir del país. Al año siguiente lanzó otra invasión revolucionaria en su país, pero las tropas del rey volvieron a vencerle; debió huir y se refugió en Jamaica en 1814.
Finalmente regresó en 1816, cuando venció definitivamente a los españoles liberando Venezuela, cruzó las montañas de los Andes y venció a los ejércitos realistas en los territorios que hoy llamamos Colombia y Ecuador. Junto a otros militares y caudillos, como Antonio José de Sucre, continuó la lucha en Perú, donde derrotaron a la última resistencia española en el continente y lograron la independencia de Perú y Bolivia.
Simón Bolívar se convirtió en el presidente de todos los lugares que liberó, pero su idea era formar un gran Estado latinoamericano fracasó. Los intereses locales hicieron que América se dividiera en muchos países independientes y que el sueño de Bolívar nunca se realizara.
La derrota de sus ideas lo volvieron un hombre triste y desesperado, que se encerraba en sus recuerdos. Se retiró al campo, donde murió solo y olvidado, en 1830.