Montevideo se mantuvo bajo control español hasta junio de 1814, cuando la acción del almirante Brown forzó la caída de las fuerzas españolas y abrió la ciudad a las tropas porteñas que la sitiaban desde hacía años. Pocos meses después, en febrero de 1815, los orientales tomaban la ciudad e izaban su bandera. Pero el control artiguista duró menos de dos años y la ciudad cayó en manos portuguesas en enero de 1817.

 

más información

Montevideo pudo resistir el largo asedio porteño porque contaba con el puerto, que le aseguraba el abastecimiento. Pero en mayo de 1814, la escuadra porteña comandada por Brown logró derrotar a la española y con ello impedir que la ciudad obtuviera suministros. A partir de eso se inició la negociación de las autoridades montevideanas con el gobierno porteño, el cual en junio ocupó la ciudad. En el período en que Buenos Aires la controló, entre el 23 de junio de 1814 hasta el 25 de marzo de 1815, Montevideo perdió toda su autonomía y quedó subordinada completamente a la capital. El comercio montevideano y las actividades portuarias disminuyeron y la población debió contribuir con impuestos. Todo eso generó una fuerte resistencia que hizo difícil el control porteño.

En enero de 1815 las tropas porteñas fueron derrotadas por las artiguistas en Guayabos y el 26 de febrero dejaron Montevideo en manos de las milicias orientales, que ingresaron en la ciudad al mando de José Llupes. La posición de los montevideanos era variada, desde quienes estaban felices del triunfo oriental hasta los que temían por eso. En los días siguientes se designaron las autoridades. Artigas nombró a Fernando Otorgués gobernador y fueron elegidos nuevos integrantes del cabildo. El 26 de marzo el pabellón artiguista fue izado en el fuerte.

El gobierno artiguista de Montevideo no fue fácil, tuvo que enfrentar la resistencia de muchos miembros del cabildo y se hizo más complicado luego de la invasión portuguesa. Cuando las fuerzas de Lecor llegaron a la ciudad, en enero del 1817, muchos de sus habitantes las recibieron con gran alegría.