Mahatma Gandhi fue un líder espiritual y político indio de la primera mitad del siglo XX que luchó pacíficamente por la independencia de su país del poder del Imperio británico. Predicó la no violencia, la igualdad entre los hombres y la reconciliación de los musulmanes y los hindúes. Fue considerado un santo por sus seguidores y se convirtió en el símbolo mundial de la revolución pacífica. En la actualidad es honrado como el padre de la nación india.

 

más información

Mohandas Karamchand Gandhi fue un pensador y principal figura del nacionalismo indio. Es más conocido como Mahatma, título que en la India se otorga a los líderes religiosos o espirituales y cuya traducción es ‘alma grande’.

Gandhi nació en la ciudad de Porbandar en 1869 y a los 19 años viajó a Londres para estudiar leyes. Luego regresó a la India pero en 1893 partió nuevamente, esta vez rumbo a Sudáfrica, que al igual que la India estaba bajo el dominio inglés, donde comenzó desempeñándose como abogado. Gandhi vivió 21 años en Sudáfrica y se convirtió en una figura emblemática de la lucha por los derechos del pueblo hindú. Allí puso en práctica por primera vez el Satyagraha (‘obstinación por la verdad’), conocido en Occidente con el nombre de resistencia pasiva, un método que rechazaba la protesta violenta y que alentaba prácticas como la desobediencia civil y el ayuno como forma de manifestar la rebelión.

En 1915 Gandhi volvió a la India, donde pronto se convirtió en el líder del movimiento nacionalista y dirigió la campaña por la independencia de su país del poder británico. Gandhi pensaba que mediante la práctica de la no violencia, Gran Bretaña llegaría a considerar la inutilidad de la opresión y abandonaría su país. Soñaba, además, con una convivencia pacífica entre hindúes y musulmanes y la abolición del sistema de castas. Su labor política hizo que fuera arrestado muchas veces. En total, pasó siete años en prisión.

La larga lucha de Gandhi contra el poder extranjero y contra los fanáticos extremistas de su propia nación terminó cuando, luego de que la India consiguió la independencia y Pakistán se separó de ella, un fanático hindú lo asesinó, el 30 de enero de 1948, mientras él intentaba reconciliar a los musulmanes e hindúes, violentamente enfrentados.