Los piratas existen desde hace miles de años. Los antiguos griegos llamaron piratas a los navegantes que se dedicaban a atacar y robar barcos. En la época de la conquista de América, los piratas ingleses y holandeses, que eran los más famosos, sabían que los galeones españoles transportaban grandes cargamentos de metales preciosos y se dedicaron a perseguirlos por todo el mar Caribe y el océano Atlántico.

 

más información

Los piratas se convirtieron en una pesadilla para los barcos españoles. Eran muy difíciles de derrotar porque vivían en el mar, eran navegantes expertos y guerreros eficaces. Conocían las rutas de navegación mejor que nadie y tenían mucha más experiencia militar que los demás marineros.

Los barcos piratas casi siempre eran más pequeños que los galeones españoles. Eso los hacía más ágiles y rápidos. Iban cargados de cañones y pólvora, de muchas armas de fuego y espadas que usaban para atacar por sorpresa. Los marineros que acompañaban a los piratas eran verdaderos expertos en el uso de armas y ponían mucho interés en abordar con éxito los barcos, porque el botín obtenido se repartía entre todos los tripulantes de la nave. En la tripulación de los barcos españoles, en cambio, había muchos esclavos que debían trabajar a bordo a cambio de alimento.

Lo que robaban solían gastarlo en los puertos a los que llegaban y se daban todos los gustos que se les ocurrían. Muchos piratas fueron personajes famosos. Eran temidos y admirados. Algunos, como Drake o Barbanegra se convirtieron en leyenda. Se escribieron cuentos y se hicieron películas sobre sus increíbles y temibles hazañas.

Durante varios siglos, algunos reyes ingleses y holandeses apoyaron a algunos piratas. A cambio, estos repartían parte del botín con sus reyes. A los piratas que contaban con la protección real se les llamó corsarios. Fueron los corsarios quienes ayudaron a enriquecer con sus robos a varios reinos europeos.

Aún hoy existen piratas en algunos mares del mundo, pero su época de mayor éxito se extendió hasta el siglo XIX, cuando varios países se pusieron de acuerdo para perseguirlos y apresarlos.