En la Revolución francesa participaron sectores sociales muy distintos: la nobleza, la burguesía, los artesanos y los campesinos. Cada uno tenía reclamos e intereses distintos. Cada grupo luchó por mejorar su situación social y política y con ese objetivo se involucró en la revolución. Las discusiones fueron duras. Todos tenían una idea diferente de lo que debía pasar en Francia. Dos grupos pertenecientes a la burguesía protagonizaron los mayores enfrentamientos: los jacobinos y los girondinos.

más información

En la Asamblea Nacional existían dos grupos, ambos pertenecientes a la burguesía,y coincidían en luchar contra el poder del rey e imponer los derechos del hombre y del ciudadano. Pero había diferencias de intereses y en las formas de lograr sus objetivos.

Los empresarios y grandes comerciantes que integraban la gran burguesía eran llamados girondinos, por ser de una zona del sur de Francia que se llamaba Gironda. Eran moderados, consideraban prudente buscar un acuerdo con la monarquía y la nobleza, limitar el poder del rey pero sin permitir el derecho a voto a los sectores pobres. El otro grupo era el de los jacobinos. Su nombre provenía del convento de los padres jacobinos donde se reunían. Eran radicales y rígidos en sus posiciones. Estaban muy bien organizados y contaban con el respaldo del pueblo de París. La mayoría de los integrantes de este grupo eran profesionales independientes y medianos propietarios, querían terminar con la monarquía y proclamar una república con derecho a voto para todos los sectores de la sociedad.

Los girondinos fueron los primeros vencedores en esa lucha de poderes. Lograron redactar una Constitución que seguía sus principales ideas: una monarquía parlamentaria en la que los miembros del Parlamento fueran elegidos por los sectores poderosos y el resto del pueblo no tuviera derecho al voto.

Esta situación cambió cuando, entre 1792 y 1794, los jacobinos ayudados por los sans-culottes tomaron el poder por la fuerza e impusieron el período del terror, en el cual proclamaron la Primera República francesa y el voto universal. Durante esta etapa los líderes girondinos fueron condenados a muerte por la Convención Jacobina. Más tarde, los jacobinos perdieron el poder en favor de grupos moderados de la alta burguesía y fueron ellos los que resultaron condenados a morir en la guillotina.