Los criollos dirigieron en América la lucha por la independencia. Los principales héroes americanos fueron criollos. Así se les llamaba a los hombres y mujeres blancos, descendientes de españoles y nacidos en América. Tenían poder económico, tenían estudios, pero eran considerados inferiores a los blancos nacidos en Europa. Esta discriminación provocó el enojo de los criollos, que buscaron independizar al continente de la Corona española.

 

más información

Miles de hombres y mujeres europeos llegaron al continente para conquistarlo y poblarlo buscando fortuna y poder. Durante la conquista lograron dominar territorios y pueblos enteros. La Corona española les dio a muchos la posibilidad de enriquecerse y tener poder político y militar como representantes del poder español en América.

Estos hombres y mujeres blancos nacidos en España fueron llamados peninsulares, gachupines o godos, y ocuparon los cargos más importantes en el gobierno y el ejército colonial. Pero había otros pobladores, descendientes de españoles, que habían nacido en el continente americano. Para la ley eran españoles, pero en la realidad eran considerados inferiores a los peninsulares y fueron llamados criollos.

Con el paso de los años, en América el número de criollos fue creciendo y superando a los peninsulares. Reclamaban igualdad de derechos entre ellos y los peninsulares. Se consideraban españoles y fieles a la Corona, y querían acceder a los puestos de gobierno y al ejército. Sin embargo, la propia Corona no confiaba en ellos y los alejaba de los puestos de poder.

Los principales cargos políticos estaban reservados para los peninsulares. Lo mismo ocurría con las ventajas comerciales: solo los peninsulares contaban con los permisos para realizar negocios de gran escala con España. Para los criollos solo estaban disponibles cargos intermedios y las actividades comerciales menos importantes.

Comenzó entre ambos grupos un conflicto que duró años y que tuvo como consecuencia el nacimiento de un sentimiento americanista en los criollos. Las nuevas ideas europeas y la independencia de los Estados Unidos alentaron a los criollos a buscar la independencia del continente y a defender sus intereses en contra de la Corona española.