El grupo social conocido como burguesía fue uno de los máximos responsables de los cambios que se produjeron en el mundo durante los últimos siglos. Los burgueses fueron protagonistas de la revolución industrial, apoyaron la investigación científica y participaron de las revoluciones que sacaron del poder a los reyes para instaurar el sistema de gobierno republicano en el mundo. A fines del siglo XIX su influencia sobre la vida económica, política, social y cultural del mundo era muy grande.

 

más información

La burguesía fue un grupo económico y social muy diverso, que en el siglo XIX llegó a adquirir gran poder e influencia. Su poder no provenía de la posesión de títulos nobiliarios como el de los nobles de las Cortes de los reyes europeos. El poder de los burgueses estaba sustentado en la riqueza económica que habían conseguido gracias a su talento y habilidad para el comercio y la industria, principalmente. La prosperidad de sus empresas los habían convertido en personas muy importantes para la sociedad.

Pero no todos los burgueses eran ricos. La burguesía estaba dividida en grupos más pequeños. La alta burguesía estaba integrada por los dueños de las fábricas y de los bancos. Su riqueza era inmensa y estaba en constante crecimiento. Los integrantes del siguiente grupo, denominado clase media, eran profesionales: médicos, abogados, arquitectos o ingenieros que tenían una buena posición social. El último grupo, la pequeña burguesía, estaba formado por todos aquellos que, si bien no pertenecían a la clase obrera conocida como proletariado, no reunían las condiciones para ser considerados clase media o alta burguesía. Hablamos de los comerciantes y artesanos.

Los burgueses prestaban especial atención a la educación de los hijos e hijas. La educación era una manera de diferenciarse socialmente de las clases más bajas y de lograr relacionarse con las personas más refinadas de la sociedad. Por eso también otorgaban mucho valor al arte y a los viajes, las fiestas, reuniones y conciertos.

Hacia el final del siglo XIX la alta burguesía y la clase media dejaron de ser impulsoras de los cambios para convertirse en conservadoras. Mediante su influencia en el sistema político otorgaban especial importancia al orden social y la defensa de la propiedad privada.