Benito Mussolini creó en 1921 el Partido Nacional Fascista. En 1922, apoyándose en un ambiente político violento y en el temor de la burguesía a una revolución comunista, dio un golpe de Estado y desde entonces instauró en Italia una dictadura totalitaria. Mussolini abolió los partidos y sindicatos, suprimió las libertades y derechos de los individuos, controló la prensa y la educación. La propaganda fascista lo convirtió en Il Duce, el guía que llevó a su país a la Segunda Guerra Mundial.

 

más información

Benito Mussolini fue maestro de escuela e integró el Partido Socialista Italiano hasta 1914, año en que fue expulsado por estar a favor de la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial, en la que participó como soldado. Luego de la guerra comenzó una intensa actividad política. En 1919 fundó un grupo nacionalista que se declaraba enemigo del comunismo y de la democracia liberal. Sus integrantes se identificaban por el uso de camisas negras y un emblema llamado fasces: un haz de varas que en la antigua Roma simbolizaba la fuerza de la unión. Este símbolo dio nombre al Partido Nacional Fascista que Mussolini fundó en 1921.

Italia vivía un clima de agitación y violencia. Los fascistas, que contaban con el apoyo del rey, el ejército y la burguesía, dieron un golpe de Estado en octubre de 1922: la Marcha sobre Roma. En los meses siguientes se prohibieron los partidos políticos y los sindicatos, y se suprimieron las libertades individuales. Se creó un cuerpo de policía especial para perseguir a los disidentes. En 1924, Giacomo Matteotti, el líder del Partido Socialista, fue secuestrado y luego asesinado. El régimen controlaba lo que se publicaba en la prensa y lo que se enseñaba en las escuelas. En 1925, Mussolini había conseguido el control total del país.

Italia vivía un clima de agitación y violencia. Los fascistas, que contaban con el apoyo del rey, el ejército y la burguesía, dieron un golpe de Estado en octubre de 1922: la Marcha sobre Roma. En los meses siguientes se prohibieron los partidos políticos y los sindicatos, y se suprimieron las libertades individuales. Se creó un cuerpo de policía especial para perseguir a los disidentes. En 1924, Giacomo Matteotti, el líder del Partido Socialista, fue secuestrado y luego asesinado. El régimen controlaba lo que se publicaba en la prensa y lo que se enseñaba en las escuelas. En 1925, Mussolini había conseguido el control total del país.