La Ilustración fue un movimiento intelectual que se desarrolló en Europa en el siglo XVIII. Aunque surgió en Inglaterra, fue en Francia donde cobró mayor importancia. Se centró en la razón humana y su capacidad de investigar y conocer la naturaleza a través de la observación y la experimentación. La confianza en la capacidad humana hizo que los ilustrados fueran optimistas y creyeran que no había límites para el progreso que se podía alcanzar. Fue la base de las ideas de las revoluciones.

 

más información

Los pensadores de la Ilustración fueron conocidos como los ilustrados y, gracias a sus ideas, la historia del mundo cambió por completo. Revolucionaron las ciencias, las artes y la política, inspirados en su confianza en la razón humana. Su nombre proviene de la idea de que la ignorancia es la oscuridad y que la razón y el conocimiento son la luz. En ese sentido, ilustrar es iluminar, es apartar la sombra de la ignorancia. Por eso, el siglo de la Ilustración también ha sido conocido como el Siglo de las Luces.

En el Siglo de las Luces la razón pasó a ser la herramienta para conocer el mundo. Hasta entonces, el camino del conocimiento era la fe, pero los ilustrados buscaron respuestas por caminos distintos a los que proponían las religiones. Los ilustrados consideraban que el mundo era una gran construcción mecánica y que la ciencia podía explicar su funcionamiento. La matemática se convirtió en la ciencia principal.

En cuanto a la religión, muchos de los pensadores de la Ilustración eran deístas. Esto significa que creían en la existencia de un Dios que había creado el mundo y que luego había dejado de intervenir, como un relojero que fabrica su reloj, le da cuerda, lo pone a funcionar y luego se marcha. Otros creían que Dios no existía. Estas ideas afectaron profundamente la política de la época, pues los monarcas absolutos que reinaban en Europa desde hacía siglos, habían justificado su derecho a gobernar en la idea de que era Dios el que les había encargado ese poder.

La Ilustración no solo hizo posible el desarrollo de las ciencias que luego se aplicarían para fabricar las máquinas de la revolución industrial, sino que fue en esta época cuando comenzaron a discutirse las ideas que más tarde dieron lugar a las revoluciones liberales y el final de las monarquías absolutas.