La historia es una ciencia interpretativa que estudia el pasado de la humanidad. Un historiador no solo investiga hechos aislados sino también los procesos que provocaron los cambios en las sociedades.

 

más información

Los historiadores trabajan haciéndose preguntas sobre el pasado, sobre por qué o cómo ocurrieron los hechos, también sobre las relaciones entre los acontecimientos y qué antecedentes o efectos tuvieron. Elaboran posibles respuestas que se basan en el registro y análisis de fuentes diferentes. Es importante analizar bien esas fuentes; a veces los relatos de los hechos son confusos, erróneos o hasta falsos, pero siempre pueden ser útiles si se los sabe interpretar.

En el proceso pueden surgir nuevas preguntas y eso llevará a buscar nuevas respuestas y a investigar otras fuentes o a hacerle preguntas nuevas a las fuentes ya conocidas. Las respuestas no son definitivas; lo que sabemos sobre el pasado siempre puede tener otras interpretaciones. Diferentes historiadores pueden llegar a respuestas distintas sobre los mismos hechos o acontecimientos. La variedad de lecturas sobre el pasado ayuda a comprenderlo mejor.