Desde el retorno a la democracia, los países de América Latina han elaborado políticas para promover la integración económica. El objetivo es facilitar la circulación de bienes y personas y desarrollar mercados más amplios para la producción latinoamericana, a la vez de fortalecer a los países miembros en las negociaciones con países que no pertenecen a los bloques. De esta manera se crearon varias áreas de integración económica. La más importante de ellas es el Mercosur.

 

más información

El Mercado Común del Sur (Mercosur) es la más importante de las áreas económicas de América Latina. Creado con la firma del Tratado de Asunción en 1991, se integró en sus inicios con Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. En la actualidad incluye además como miembro pleno a Venezuela, a Bolivia en proceso de adhesión y como países asociados a Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Guyana y Surinam. Establece la circulación libre de bienes y servicios entre los países, un arancel externo y una política comercial comunes. El Mercosur es el mayor productor de alimentos del mundo. En 2012 su PBI representó más del 80% del total de América del Sur. Cubre un territorio de casi 13 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con más de 270 millones de habitantes. Siete de cada diez sudamericanos son ciudadanos del Mercosur.

Otras áreas económicas buscan generar mercados comunes. El TLCAN, Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, en inglés), es un acuerdo regional entre Canadá, Estados Unidos y México para la creación de una zona de libre comercio, vigente desde 1994. La Comunidad Andina de Naciones (CAN), concretada en 1996, integra cuatro países: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. El objetivo principal es alcanzar un desarrollo integral, equilibrado y autónomo, mediante la integración de la región andina.

En 2004 se conformó la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), una alianza interregional liderada por Venezuela, con énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social con base en doctrinas de izquierda. Integra a Venezuela, Cuba, Ecuador, Antigua y Barbuda, Dominica, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Bolivia. Surgió como respuesta de rechazo a la propuesta de Estados Unidos de crear el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).