Cuando las Provincias Unidas del Río de la Plata reconocieron la incorporación de la Provincia Oriental, el Imperio de Brasil les declaró la guerra. Durante esos años los diplomáticos ingleses en el Río de la Plata procuraron mediar para terminar con el conflicto. La paz se logró en octubre de 1828 con la firma de la Convención Preliminar de Paz. En ese tratado, el Imperio de Brasil y las Provincias Unidas resolvieron crear un Estado nuevo; así nació el Estado Oriental, hoy Uruguay.

 

más información

En agosto de 1825 los orientales se declararon independientes de Brasil y unidos a las provincias argentinas. Pocos meses después, el gobierno argentino reconoció la incorporación de la Provincia Oriental y eso provocó que Brasil le declarase la guerra.

El conflicto entre los dos países se prolongó por tres años y dificultó el comercio de la región. Esto le generaba muchos problemas a Gran Bretaña, que no solo no podía comprar materias primas sino que no podía vender productos en el Río de la Plata ni en las zonas vecinas, a las que accedía por la cuenca platense. Por ese motivo, los diplomáticos británicos mediaron entre Brasil y Argentina para solucionar el conflicto.

Tanto las Provincias Unidas como Brasil buscaban quitarle al otro el control sobre la Provincia Oriental, en especial sobre el puerto de Montevideo. Fue la mediación británica la que propuso la opción de la independencia del Estado Oriental, de modo que no quedara en poder de ninguno de los dos. Sobre esta condición se realizaron las reuniones para definir las condiciones de la paz.

En agosto de 1828 se reunieron delegados de los gobiernos de Brasil y las Provincias Unidas. No hubo delegados orientales; en cambio sí participaron algunos diplomáticos ingleses. Discutieron acerca de cómo se realizaría la declaración de independencia. Se resolvió que lo hicieran por igual el emperador de Brasil y el gobierno de las Provincias Unidas. También se discutió si la independencia sería definitiva o temporaria. La propuesta fue que hubiera una especie de período de prueba hasta 1835, en el que los vecinos podrían auxiliar al nuevo Estado si estallaba la guerra civil. Por último, la Convención establecía que Brasil y las Provincias Unidas debían aprobar la Constitución del nuevo Estado antes de que se ratificara.