Hijo del presidente Lorenzo Batlle, José Batlle y Ordóñez nació en Montevideo en 1856. Fue periodista, político y presidente entre 1903 y 1907 y entre 1911 y 1915. Fue muy influyente en su época y en años posteriores. Lideró a un sector innovador del Partido Colorado que encabezó una serie de reformas en materia social, económica, política y cultural que transformaron al país. Con la derrota de Aparicio Saravia en 1904 se marcó el comienzo de una etapa nueva, que puede llamarse época batllista.

 

más información

José Batlle y Ordóñez dedicó su vida a la política. Inició estudios de derecho pero los abandonó antes de terminar. En 1880 viajó a Europa y se vio influido por las ideas del positivismo. Según sus biógrafos era un hombre alto y grande, de andar sereno y voz profunda. Se casó con Matilde Pacheco en 1894 cuando ella enviudó de su primer marido, pero en realidad ya hacía más de diez años que vivían juntos y tenían varios hijos, lo que era un escándalo para la época.
Fue crítico radical del régimen de Máximo Santos. Con el objetivo de oponérsele, fundó en 1886 el diario El Día, uno de los más importantes del Uruguay, que se publicó durante 107 años. En 1894 apoyó a Julio Herrera y Obes pero luego se distanció de la posición elitista de este, hasta convertirse en uno de los más importantes opositores del colectivismo. Discrepó rotundamente con la manera en que el presidente Juan Idiarte Borda enfrentó la crisis de la guerra civil de 1897. Cuando este murió en un atentado, en agosto de ese año, tampoco coincidió con la fórmula que propuso Juan Lindolfo Cuestas de coparticipación y bicefalía del poder.
Aunque no era el candidato del presidente saliente, fue electo por 55 de los 82 representantes nacionales y designado presidente en 1903. Enseguida se inició un nuevo levantamiento de Aparicio Saravia, que sabía que Batlle no estaba dispuesto a seguir con el modelo anterior. La crisis se solucionó pero solo por unos meses y en enero de 1904 se inició la guerra civil nuevamente, que terminó en setiembre, con la muerte de Saravia.
Una vez vencido el último caudillo, Batlle pudo llevar adelante sus proyectos: afianzar el poder del Partido Colorado y promover las reformas que transformarían radicalmente al país. Esas reformas se profundizaron en su segunda presidencia, de 1911 a 1915. Fue la figura dominante de la política uruguaya hasta su muerte, en octubre de 1929.