En 1808 el rey de España y su hijo cayeron prisioneros de los franceses. Ante la ausencia del monarca no se sabía quién tenía el derecho a mandar en España y las colonias españolas en América, de modo que en las ciudades más importantes se formaron juntas integradas por los pobladores más respetados. Al principio, todos estaban de acuerdo en defender el poder y devolvérselo al rey cuando fuera liberado, pero luego muchos criollos vieron la oportunidad para declarar la independencia de España.

 

más información

Los ejércitos franceses encabezados por Napoléon Bonaparte invadieron España en 1808. Napoleón obligó al rey Carlos y a su hijo Fernando a entregarle la corona para imponerla a su hermano José Bonaparte, quien se convirtió en el nuevo rey de España. Fernando VII, legítimo heredero al trono, fue llevado prisionero a Francia.

El pueblo español rechazó al rey francés y formó juntas en todas las ciudades para luchar contra los invasores y cuidar el reino hasta el regreso de Fernando. En la ausencia del rey, las juntas se hicieron cargo de la totalidad de las funciones de gobierno y de la resistencia a la invasión napoleónica. En 1812 se redactó y aprobó una Constitución liberal para España.

A su vez, en las colonias americanas dependientes de la Corona española, que repentinamente habían quedado sin autoridad, las medidas iniciales fueron parecidas a las de España: en las principales ciudades americanas también se crearon juntas que tenían por misión administrar y resguardar el poder real hasta el restablecimiento del rey español en el trono.

Al principio, las juntas se mostraron fieles al rey Fernando VII y rechazaron la invasión francesa en España. Pero en 1810 las juntas de varias ciudades comenzaron a pensar en independizarse de la Corona española, mientras otras decidieron seguir fieles al rey. Esto provocó disputas armadas entre los independentistas y los realistas.

En 1815, los ingleses derrotaron a Napoleón y el rey Fernando VII volvió a España y retomó su poder. Al ver que gran parte de las colonias americanas se habían independizado, decidió enviar miles de soldados a recuperarlas. Después de varios años de lucha, los independentistas derrotaron a las fuerzas de la Corona española. En 1830 la mayoría de los pueblos de América Latina eran Estados independientes.