Félix de Azara es uno de los más importantes representantes de la Ilustración española. Fue militar, ingeniero, explorador, cartógrafo, antropólogo, humanista y naturalista. Viajó a América en 1781 como comisario encargado de delimitar con precisión las fronteras entre España y Portugal. Tenía en sus manos una misión de algunos meses pero finalmente se quedó en estas tierras durante 20 años. A comienzos del siglo XIX recorrió y describió el territorio oriental en compañía de José Artigas.

 

más información

Entre 1799 y 1801, Félix de Azara estuvo a cargo de elaborar un plan de ordenamiento para la campaña de la Banda Oriental, un plan de arreglo de los campos. Para eso recorrió el territorio y contó con la colaboración del capitán de Blandengues José Artigas. Este plan buscaba resolver el problema de la propiedad de la tierra en esta región, hacerla más segura para la población europea y resolver los problemas de frontera.

El plan se basaba en una idea fundamental: nadie defiende mejor su tierra que quien la trabaja y vive de ella. Por eso buscaron promover la instalación de la población con el reparto de tierras y animales, la formación de cuerpos militares de defensa y la fundación de iglesias y ciudades. La más importante de estas fue Batoví, hoy en territorio brasileño.

La propuesta de Azara era distribuir tierras a indios y gauchos pobres. Aconsejaba catequizar a los indios y poblar la frontera, proporcionar armas para defensa, edificar capillas y proveer de maestros de escuela a la zona. Para reducir el contrabando propuso bajar los impuestos a algunos productos de Brasil.

Durante sus viajes, Azara registró los animales de las zonas que visitaba, comenzó a tomar apuntes e ilustraba los mamíferos y aves que iba encontrando. De esa manera describió 448 especies, de las cuales la mitad eran nuevas.

En 1801, luego de vivir 20 años en las peores condiciones, expuesto a desventuras y peligros (ataques de indígenas, corsarios, contrabandistas, animales salvajes y serpientes venenosas), volvió a España. Allí ordenó la información recogida sobre la fauna americana y analizó la realidad política de su época. En 1815 rechazó la Orden de Isabel la Católica, en protesta contra el absolutismo que reinaba en España. Murió en 1821.