El modelo agroexportador es una forma de organizar la economía de un país sobre la base de la exportación de materias primas agrícolas. Surgió en América Latina en la segunda mitad del siglo XIX. Fue la forma en que los países latinoamericanos entraron al sistema capitalista mundial, vendiendo materias primas para las potencias industriales europeas. Luego estos países europeos las convertían en productos elaborados en sus fábricas.

 

más información

Este modelo agroexportador tiene sus orígenes en la organización económica capitalista que se da luego de la segunda revolución industrial. El modelo capitalista se basa en la división mundial entre países que se dedican a la fabricación industrial (los llamados países centrales) y los que producen materia prima que proviene del agro (llamados países periféricos).

Las economías agroexportadoras en general están especializadas en la producción de un solo grupo de productos. Esto hace que su economía se vuelva muy dependiente de importaciones que cubran todo lo que el país no produce.

En el siglo XIX los grupos económicos de poder de América Latina se vieron muy beneficiados con el gran aumento en el volumen y el precio de las exportaciones de sus materias primas, impulsados por el desarrollo de la industria en Europa. Esta situación hizo que los países latinoamericanos se dedicaran a exportar materia prima producida a partir de la explotación extensiva de la tierra. Para esto se necesitaron capitales externos y la incorporación de mano de obra inmigrante. El principal inversor para la modernización de América Latina fue Inglaterra, el país en el que la revolución industrial estaba más desarrollada y que, por lo tanto, tenía más necesidad de la producción agrícola y ganadera americana.

Este modelo en un comienzo impulsó la modernización de los países latinoamericanos, con el desarrollo de la infraestructura de los puertos y las vías férreas destinadas a facilitar el transporte de la producción. Más tarde, los países productores se vieron relegados al papel de mercados dependientes del sistema comercial internacional. Quedaron atrasados tecnológica e industrialmente, y dependientes de la compra de los productos industriales que ellos eran incapaces de fabricar.