Durante el siglo XX la democracia se fue consolidando como sistema político dominante. Al comienzo se trató de un modelo que procuraba garantizar los derechos políticos de la población; en la actualidad se entiende como un sistema que debería garantizar todos los derechos de los habitantes, no solo los políticos, sino también los económicos, sociales y culturales. Es el modelo dominante en gran parte del mundo pero su afirmación no fue sencilla y debió enfrentar etapas de fuerte cuestionamiento.

 

más información

La democracia es un sistema político antiguo que surgió en Grecia en el siglo V antes de Cristo, pero en el mundo contemporáneo fue donde se desarrolló profundamente. Al principio, la democracia liberal, creada a fines del siglo XIX, estuvo limitada a garantizar los principales derechos políticos de los ciudadanos. Pero en esa etapa y hasta mediados del siglo XX, en la mayoría de los países se reconocía el derecho a participar del gobierno a una minoría de la población. No fue hasta la década de 1940 que el voto universal se extendió en Occidente al incorporar el voto femenino. En la segunda mitad del siglo pasado, el modelo también triunfó en la mayor parte de los países de América Latina y Asia y en los países de Europa Oriental, tras la caída del sistema socialista. En menor medida, existe en África y Medio Oriente.

Si bien la democracia es un sistema político que busca la representación de todos los sectores sociales, el respeto a las libertades y la defensa de los derechos humanos, su camino no fue fácil y no siempre los postulados del sistema político han sido respetados, incluso por países de tipo democráticos.

En varias etapas de la historia del siglo otros modelos políticos, llamados totalitarismos, predominaron en la escena política. Durante las décadas de 1930 y 1940, estos modelos triunfaron en varios países de Europa; los más importantes fueron los regímenes instalados en la Italia fascista y en la Alemania nazi. De igual modo, se considera totalitarios a los regímenes del socialismo real a partir del modelo desarrollado por Stalin para la URSS e imitado por la mayoría de los Estados vinculados a la potencia. La democracia también fue cuestionada por los regímenes autoritarios; tal es el caso de las dictaduras latinoamericanas, todas ellas inconstitucionales.