Durante el siglo XX el desarrollo de la investigación científica aumentó de forma acelerada. A diferencia de otras épocas, rápidamente los descubrimientos científicos encontraron aplicación técnica; de ahí que se hable de la revolución tecnológica. Esto no solo ha afectado las formas de producir, comunicar, circular, sino que ha transformado profundamente la vida cotidiana. Los hogares, la medicina, los vínculos entre la gente han sufrido profundos cambios a lo largo de los últimos cien años.

 

más información

La revolución tecnológica del siglo XX es parte del proceso de transformación que se inició en el siglo XVI con la revolución científica que dio nacimiento a la ciencia moderna y su método. Pero no fue hasta fines del siglo XVIII, con la revolución industrial, que algunos descubrimientos científicos comenzaron a transformar la producción de bienes. Durante el siglo XX la ciencia y la tecnología han avanzado constantemente. En los últimos veinte años de ese siglo se realizaron más descubrimientos que en el resto de la historia de la humanidad. La ciencia se ha incorporado a la vida cotidiana de manera tal que nos resulta natural su presencia en nuestras vidas.

Sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, la investigación científica se orientó a la búsqueda de aplicaciones prácticas de los descubrimientos, en especial vinculados a la producción de bienes de consumo. En el proceso de aceleración de los avances científicos tuvieron un papel importante las guerras, ya que la carrera por obtener ventajas sobre el enemigo fue un motivo para la investigación. Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, se produjeron innovaciones que permitieron luego el desarrollo de la informática, Internet, el horno microondas, los satélites de comunicaciones, entre otros.

En los últimos años se han desarrollado nuevos campos de investigación que han revolucionado la ciencia. En biología los descubrimientos en relación con la genética y la biología molecular tienen importantes aplicaciones en la agricultura, la industria y la medicina. También se ha desarrollado la física nuclear y la aplicación de la energía nuclear a diversos usos. La electrónica y la informática son quizás las áreas en las que los cambios han sido más radicales y han afectado más directamente nuestras vidas.