Se conoce como modelo de Bretton Woods al conjunto de instituciones y reglas diseñado en la conferencia internacional realizada en la localidad estadounidense de Bretton Woods, en 1944, a la que asistieron representantes de más de cuarenta países. Este modelo, vigente hasta 1973, estableció la creación del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, fortaleció a Estados Unidos como la mayor potencia económica mundial y convirtió a su moneda, el dólar, en el eje del comercio internacional.

 

más información

En 1944, representantes de 44 países se reunieron en Bretton Woods, una localidad de Estados Unidos, para definir el sistema monetario internacional y ordenar la economía mundial de acuerdo con el nuevo orden de relaciones surgido entre los países luego de la guerra. Desde entonces se conoce como modelo Bretton Woods al sistema de las instituciones financieras que allí se crearon y a su modo de funcionamiento.

En la conferencia de Bretton Woods se definió la creación de dos instituciones muy importantes para la economía de posguerra. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. La tarea de ambos fue, básicamente, la de prestar grandes sumas de dinero a los países que lo necesitaran: el Fondo Monetario prestaba a corto plazo para asegurar el sistema de pagos entre países. El Banco Mundial se dedicó inicialmente a financiar la reconstrucción de Europa con un plan de préstamos a mediano y largo plazo. Poco a poco, los países deudores debieron adoptar las políticas económicas dictadas por estas instituciones.

Los acuerdos de Bretton Woods dieron a la moneda estadounidense una importancia determinante. Estados Unidos era en ese momento el poseedor del 80% del total de las reservas de oro y el dólar se convirtió en el eje del sistema monetario y comercial mundial. De hecho, una de las grandes críticas al modelo Bretton Woods es que estaba pensado para que Estados Unidos se asegurara el control de estas nuevas instituciones, se consolidara como la mayor potencia económica e impulsara el sistema capitalista. La economía mundial creció año tras año durante décadas hasta la crisis del petróleo en 1973.

Este modelo también acentuó la diferencia entre los dos bloques enfrentados durante la guerra fría, profundizando la división del mundo entre capitalismo y comunismo.