Adam Smith fue un matemático y filosofo escocés del siglo XVIII que logró reunir en sus libros las ideas más importantes sobre la economía de su época. Sus conocimientos e investigaciones lo llevaron a elaborar por primera vez en la historia un estudio científico de la economía de las sociedades humanas. Tenía el objetivo de explicar el modo en que se generaba la riqueza. Sus estudios hicieron que fuese conocido como el padre de las ciencias económicas.

 

más información

Adam Smith nació en un pueblo de pescadores en Escocia, en el año 1723. Su padre era un cobrador de impuestos en la aduana del puerto y su madre era hija de un rico propietario de tierras. Era muy buen alumno en la escuela, sobre todo de su materia preferida: la matemática. Luego estudió en universidades de Escocia e Inglaterra, donde se especializó en matemática y filosofía. Terminó sus estudios superiores a los 23 años de edad y se convirtió en un muy buen profesor.

Más tarde, un hombre muy rico lo contrató para que fuera el profesor particular de su hijo durante un viaje de tres años por Francia y Suiza. Este largo viaje le permitió a Smith conocer a importantes pensadores de la época y tomar contacto con ideas que influirían en su trabajo futuro.

Una vez que el viaje concluyó, Smith volvió a Escocia y dedicó siete años a escribir su gran obra, titulada Ensayo sobre la riqueza de las naciones. En ese libro explicaba  que el trabajo era lo que generaba riqueza para los países y que la mejor manera de aumentar esa riqueza era dejar que las personas buscaran la forma de enriquecerse libremente, de acuerdo con su propia ambición, porque esto iba a mejorar la vida del individuo y de toda la nación. En su libro, además, criticó duramente el sistema económico de las monarquías absolutas europeas y propuso un sistema diferente, donde el Estado no intervendría en la economía, al que se llamó libre comercio.

La obra de Smith fue el primer trabajo de economía política en el que se aplicaron los criterios del método científico. Por eso su figura es tan importante en la historia de las ciencias económicas. Además, demostró ser un inteligente observador de los fenómenos sociales, pues anticipó con exactitud los enfrentamientos que ocurrirían en el futuro entre los obreros y los dueños de las fábricas.